sábado, 23 de mayo de 2009

RETRATOS SIN ROSTRO

No siempre el motivo del retrato es la faz.
Un retrato puede describir y expresar igualmente, mostrando sólo partes del cuerpo, lenguaje corporal, posturas e incluso ser muy descriptivos sin mostrar siquiera a la persona, a través de sus objetos personales, escenas que ama, lugares que lo delatan.
Una imagen de espaldas, una sombra insinuante tras un biombo, un rostro que se oculta tras las manos o un pañuelo... tal vez sólo un par de manos o una melena cubriendo la cara, pueden ser retratos perfectos de gran calidad.
El pudor a retratarse de por vida puede ver en ésta opción, una solución original y accesible. Lucian Freud
Krijn Van Noordwijk
Jules Lefebvre
Istvan Sandorfi
Frederick Frieseke

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada